martes, 22 de marzo de 2011

NO A LA CUSTODIA COMPARTIDA IMPUESTA: NUESTRO OBJETIVO

Estamos muy cansad@s de recibir comentarios que sólo se quedan en la parte económica de la imposición de la custodia compartida (tales como: se os acabó el chollo, sólo os importa el dinero, etc etc). Aburren, hastían y sobretodo no aportan soluciones o alternativas para evitar las graves consecuencias negativas que, inevitablemente, la imposición de la custodia compartida en los divorcios contenciosos va a tener para nuestros hijos y que es lo que realmente nos preocupa.  

Para que los hijos se resientan lo menos posible tras un divorcio, necesitan un hogar y un entorno estables; y continuar en la medida de lo posible con la misma rutina diaria que tenían antes de la separación de los padres. Obviamente, esto es imposible de lograr si obligas a los hijos a la alternancia, es decir, si los conviertes en lo que conocemos como "niños-maleta" o "nómadas desarraigados" obligados a mudarse periódicamente y provocando en ellos problemas tales como: desarraigo, dispersión, desubicación, depresión, inestabilidad, etc.

 Además de los perjuicios que ya les ocasiona la alternancia, hay que añadir que en la inmensa mayoría de divorcios contenciosos (por no decir en todos), la relación entre los padres está profundamente deteriorada, lo que va a provocar que entre ambos haya incomunicación, incomunicación deficitaria, falta de capacidad para consensuar los aspectos básicos referentes a la educación y el cuidado de los hijos (tan fundamentales para su correcto desarrollo)....lo que hará que los hijos carezcan de patrones educacionales claros y por el contrario, vivan en constantes contradicciones que tendrán como consecuencias negativas más frecuentes y significativas: problemas para respetar las normas, falta de integración social y fracaso escolar.  

Todos estos problemas, por sí mismos, son suficientemente graves; pero se acrecentan enormemente si con anterioridad a la separación, no existía una corresponsabilidad real padre/madre en cuanto a la educación y el cuidado de los hijos.  

Tristemente, todas estas consecuencias negativas se están obviando y se está dejando de proteger el interés superior del menor, dando prioridad a otra clase de intereses. Pero la realidad es que ya hay niños que están sufriendo todos estos síntomas como consecuencia de la imposición indebida de una custodia compartida.  

QUE QUEDE CLARO QUE NUESTRO ÚNICO OBJETIVO ES EVITAR QUE DESTROCEN LA VIDA DE NUESTR@S HIJOS Y LUCHAR POR SU ESTABILIDAD, TANTO FÍSICA COMO EMOCIONAL.

No hay comentarios:

Publicar un comentario