viernes, 25 de febrero de 2011

REFLEXIONEMOS SOBRE LA CUSTODIA COMPARTIDA IMPUESTA

¿Qué ocurre cuando la parte no custodia incumple el pago de la pensión de alimentos de forma voluntaria y reiterada y aún así solicita la custodia compartida? ¿Qué se esconde tras una solicitud de custodia compartida con estos antecedentes?

 

Mantener a un hijo en solitario supone un enorme esfuerzo que, tristemente, la "justicia" no valora como debería.

 

Qué debe ser más importante: ¿alimentar a un hijo día a día para que no muera de inanición o la estabilidad emocional del progenitor que no tiene la custodia?

 

¿Qué derecho a custodia compartida debe tener un progenitor que de forma voluntaria a rehusado contribuir a cubrir las necesidades más básicas de un hijo?

 

fdo Plataforma No a la custodia compartida IMPUESTA

1 comentario:

  1. Totalmente de acuerdo.

    Además en este país se asignan custodias sin valoración alguna y generalmente siempre salen, con el tiempo, más problemas para los hijos que otra cosa.

    Se debería valorar cada caso por separado, con el respeto y cautela que se merece puesto que hablamos del futuro de los niños, de su estabilidad emocional y capacitiva.

    Conozco más de un caso de no custodio reclamando la custodia para sí o bien la extinción de la pensión hasta pasar a mejor fortuna.

    ¿Eso es de sentido común?

    Como ud dijo, no se valora, judicialmente hablando, lo suficiente lo que supone criar y mantener económicamente a hijos en solitario y me parece lamentable que se dirima sobre custodias compartidas alegando reparto del tiempo y, a su vez, que costaría menos para una parte.

    El personal tiene unas ganas infinitas de mezclar argumentos para, como siempre, remar y llegar a donde le interesa: No se trata de repartir tiempos para que uno gaste menos; se trata de valorar con quien van a estar mejor los niños y pese a que muchos hombres resultan perjudicados en estos procesos, mayormente son los que en primer lugar se desentienden de sus obligaciones, bien sean las recogidas en sentencia, bien las morales.

    Igualmente es cierto que tb hay figuras maternas perjudiciales para los niños; lo cual es igualmente inaceptable y esto, a mi entender, sólo está dejando evidencia de que el sistema hace aguas por todas partes.

    Nos encontramos con juzgados saturados, procesos interminables y niños con carencias afectivas, anímicas (de otros tipos) y económicas porque bien uno de sus progenitores o, en el peor de los casos, ambos, anteponen sus propios problemas y rencores al interés superior del menor, término que generalmente detesto porque a día de hoy creo que es más una frase hecha que una realidad social.

    Hablo como madre custodia de dos hijos, de padres distintos, cuya hija menor necesita acudir al médico. Cuyo padre incumple reiteradamente todos los aspectos legales y morales para con su hija pero que, aún así, la justicia le considera merecedor de un derecho por el simple hecho de ser su padre biológico.

    Estaría muy bien que los jueces tuvieran el santo valor de explicarles ellos, a esos niños como mi hija, por qué tienen que acudir a ver, estar y tratar a una persona que en sus años de vida lo único que ha hecho ha sido perjudicarla.

    ¿Qué prima más? ¿El interés superior del menor o las voluntades de ese tipo de adultos?

    Ya está bien de hacer daño a los niños.

    ResponderEliminar